venta coche Gracias
Estoy sola ahora, o así me siento yo no sé. Pero sé que todo esto en algún momento me iba a pasar. Y claro, me siento mal, siento que estoy perdiendo a una persona que jamás pensé que me iba a pagar así. Porque la verdad me está pagando con una patada en el orto. Y sinceramente yo ya me cansé de este tema, estoy agotada. Hay veces que pienso que para ser feliz hay que ser una hija de puta y cagarse en toda la gente. Aunque ahora viene mi parte bondadosa y pienso por los mil golpes no hay que perder la naturaleza de uno mismo, que, en mi caso, es la de mantenerme siempre siendo yo misma, así que voy a ir por la vida siendo buena, y dejando que la gente se cague en mí, las buenas ya van a venir.

2 comentarios:

Jess dijo...

Por todo lo malo que nos pasa, algo bueno vendra.

Iara. dijo...

Yo pensaba exactamente lo mismo hasta que de a poco todo fue mejorando, y sí, obvio, todavía hay cosas que me complican la existencia o me hacen mal, pero de a poco todo se puede. Lo de ser un hijo de puta puede servir hasta cierto punto... pero recorda la existencia del remordimiento. Ser un hijo de puta con quienes son hijos de putas, puede estar bien, pero serlo con alguien bueno... no está bien.

Mucha suerte y no te rindas.