venta coche Gracias

Hay cosas que escapan de nuestro control, cosas que simplemente no podes evitar y hay que aprender a aceptarlas. Creo que el destino sabe muy bien hacia donde llevarnos, y va en cada uno seguirlo o no, fluir con el o no. Mi vida fue, es, y creo que siempre va a ser un montón de decisiones que tome para ser feliz, no creo que me haya podido equivocar en alguna porque no te podes arrepentir de lo que alguna vez te hizo feliz. Yo se que capaz, si hubiese echo las cosas distinto, hoy estaría quizás en otro lugar, con otras personas y haciendo cosas que capaz nunca hice, pero cada vez que pienso en el pasado, me doy cuenta que no sirve de nada reclamarme por cosas que ya pasaron. Se que en cada momento de mi vida, hice lo que en ese momento creía que estaba bien, mas allá de que después me haya dado cuenta que podría haber sido un error. Lo disfruté. Así como hago con todo. No me reprocho ninguna de mis actitudes, o decisiones, se que en ese momento las tomé por alguna razón y no tenía ni la más mínima idea de lo que iba a venir. Nadie se imagina las veces que lloré o me puse mal por las cagadas que me mandé, por las cosas que creía que había echo mal, por las puteadas que me comí de gente que lastimé sin querer.. pero sin todaaaaas esas metidas de pata, seguramente no hubiera vivido todo lo que viví hasta ahora, y la verdad que al final de todo, uno solo tiene que arrepentirse de las cosas que no hizo cuando quiso hacerlas. Por lo tanto, todo lo que no hacemos, nos condena. Nos condena para siempre en el eterno: ''que hubiera pasado si...'' Todo nos enseña. En cada momento en el que creíste que habías perdido todo, que nada podía salir más mal, aprendiste. Consciente o no, aprendiste de la experiencia. No es más fuerte el que nunca se cae, sino el que aprende a levantarse. 

3 comentarios:

Utopía dijo...

Totalmente de acuerdo.
Carpe diem, disfrutar de cada momento y, sobre todo, ser feliz :)
Yo por mi parte ya dejo de atormentarme con los ''que hubiera pasado si...'' aprendí, como tú dices, que no sirve para nada. Si no pudiste hacer una cosa... inténtalo otra vez o seguro que dentro de poco encontrarás una alegría sustituta de ese vacío ^^
Y, por cierto, ¡me encanta la foto!
Un abrazo :3

Jess dijo...

Me encanta la fotografía, toda la razón del mundo. En estos momentos mi vida, tiene la felicidad bajo mínimos por el fracaso de mis decisiones.

teologiadeS dijo...

La frase es preciosa.

Un saludo